Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
April 25, 2021

"Torta margherita" vegana con crema de avellana casera

Personas
8
Unidades
Tiempo
1
h
15
min
"Torta margherita" vegana con crema de avellana casera

La "torta margherita" es un clásico de la repostería italiana y merienda recurrente de mi infancia y la de todos los niños de mi país. Su elaboración, rápida y sencilla, desde luego ha salvado la vida de muchas madres a lo largo de los siglos. La gran peculiaridad de este postre es su masa esponjosa y suave, gracias al uso de la fécula de patata, un ingrediente muy utilizado en Italia para la elaboración de bizcochos y panes. En España no se vende en los supermercados comunes y hay que buscarla en las tiendas especializadas en productos italianos, aunque a veces la he encontrado en comercios BIO. Si tenéis la ocasión, os invito a comprarla, los resultados no tienen parangón.

La receta original incluye el uso de huevos, leche de vaca y mantequilla. Cuando le dije a mi madre que la iba a hacer sin nada de todo esto y además empleando harina sin gluten, casi le da un ataque (yo tampoco lo veía muy claro la verdad), pero nada más cortar un trozo flipé: la tarta estaba esponjosa, ligera y simplemente deliciosa tal como la original.

La tarta suele tener una presentación muy simple: sin relleno y solamente espolvoreada por azúcar glasé. Pero como se presta a ser rellanada con cremas o mermeladas, le he querido dar un toque personal con esta crema de avellana que, modestia a parte, está de muerte. Hacía tiempo que quería probar a hacer una nutella casera. Ingenuamente pensaba que era algo súper complicado de conseguir y en cambio es de una sencillez casi ridícula. Así que a partir de ahora ya tengo un valiente sustituto para mis meriendas y desayunos.

Os dejo con la receta, ¡espero que os guste!

Ingredientes

  • 300 gr de mix de harina sin gluten
  • 100gr de fécula de patata
  • 1 sobre de levadura para postres
  • 150 gr de azúcar
  • 7 cdas de aceite de girasol
  • 300ml de leche de arroz templada
  • Almendras en escamas

Para la crema de avellana:

  • 6 das de avellanas
  • 1 cda y media de cacao amargo
  • 3 cdas de azúcar moreno
  • 1 cda de AOVE
  • 6 cdas de leche de arroz

Elaboración

Tostar las avellanas en una sartén y a continuación picarlas en un mixer. Añadir el aceite, el azúcar y el cacao y procesar durante un minuto más. Finalmente agregar la leche de arroz y seguir procesando hasta conseguir una crema. Reservar.

En un bol mezclar los ingredientes secos de la tarta. Añadir el aceite y mezclar bien con las varillas mientras se va añadiendo poco a poco la leche.

Forrar un molde con papel de cocina y verter la masa. Distribuir gotas de crema de avellana por la superficie empujando algunas hacia el interior, para que queden también en el interior como relleno. Acabar de cubrir con las almendras en escamas. Hornear durante 50’ a 170º.

Notas