Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
June 27, 2021

Tartaletas de calabacín veganas y sin gluten

Personas
Unidades
6
Tiempo
h
45
min
Tartaletas de calabacín veganas y sin gluten

Las tartaletas saladas son una de mis debilidades y siempre me encanta inventar nuevos rellenos que puedan adaptarse a todos los gustos y dietas. Además son muy versátiles y se pueden servir como entrante, llevarlas a una cena o comida buffet, o en el tupper para un pícnic.

Con sólo la combinación de unos calabacines a la plancha y unas aceitunas variadas he conseguido una receta fresca y original que ha encantado a todo el mundo. Desde luego el "diseño" lleva su tiempo, pero me sentía inspirada y decidí darle forma de flor al calabacín. Una pijada que desde luego os podéis ahorrar si vais deprisa. En mi caso, para acelerar los tiempos de elaboración, he utilizado una masa quebrada de súper a pesar de que no soy muy fan. Pero, ahora que las venden sin gluten, es cierto que me ayudan a salir del paso y así me ahorro el tiempo de amasado y reposo. Otro truquillo para ir más rápido es comprar aceitunas sin hueso. A pesar de poseer un maravilloso deshuesador de aceitunas, prefiero saltarme este paso e ir a lo práctico. En el mercado venden unas buenísimas kalamatas y manzanilla sin hueso, así que las únicas que tuve que deshuesar eran las rotas que, como dice bien el nombre, están rotas y fáciles de partir.

¡Espero que os guste!

Ingredientes

  • 1 rulo de masa quebrada sin gluten
  • 2 calabacines
  • 1 puñado de aceitunas kalamatas
  • 1 puñado de aceitunas manzanilla
  • 1 puñado de aceitunas rotas (de las amargas)
  • 6 alcaparras
  • lo que sirva de aceite y sal

Elaboración

Cortar los calabacines en tiras longitudinales. Calentar un poco de aceite en una plancha y cocinar los calabacines de lado a lado. Sazonar con un poco de sal (no mucha que las aceitunas son saladas) y reservar.

Precalentar el horno a 180º. Extender la masa quebrada y, con la ayuda de un aro, crear unos círculos. A mí me salieron 6 en total. Colocar la masa en unos moldes de silicona para tartaletas y hornear durante unos 15’.

Mientras tanto deshuesar las aceitunas (si no lo están) y trocearlas.

Cortar las tiras del calabacín por la mitad y colocarlas en las tartaletas en  círculos formando como unos pétalos. Entre tira y tira insertar las aceitunas y por último una alcaparra en el medio.

Notas