Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
November 28, 2021

Sopa de garbanzos con acelga roja

Personas
3
Unidades
Tiempo
h
50
min
Sopa de garbanzos con acelga roja

Es oficial, ha llegado el frío y, para calentar este inicio de semana, hoy voy a proponer una reconfortante receta que se inspira al tradicional "cacciucco de garbanzos" toscano (Italia). Los más expertos sabrán que el cacciucco es un plato a base de pescado típico de la ciudad de Livorno. Su peculiaridad es la de combinar diferentes tipologías de pescados con moluscos y crustáceos. Básicamente se podría decir que es un festival de la fauna marina sumergido en abundante salsa de tomate.

En el cacciucco de garbanzos en cambio, no hay ni la sombra de pescado. Probablemente lleva el mismo nombre porque, según la creencia toscana, esta palabra representa el concepto de mezcla, popurrí o batiburrillo. De hecho, así es como nacen los platos más tradicionales: cocinando en modo "random"  lo que se tenga a mano.

A pesar de ser un plato de muy fácil elaboración, lleva su tiempo hacerlo. Más que nada porque hay que preparar por separado diferentes ingredientes. Por un lado la sopa, por otro los huevos y la majada de almendras y, por último, las acelgas. Este último paso es una manía mía, ya que las acelgas se podrían cocinar en la misma sopa, pero a mí personalmente no me gustan así. Se impregnan de mucha agua y pierden textura y sabor. Por eso las preparo a parte y las añado a la sopa a posteriori.

De la receta oficial me he quedado con sus ingredientes principales que son los garbanzos, la acelga y el tomate. Aprovechando la temporada, he empleado acelga roja, que encuentro deliciosa, y además he añadido almendras, huevo y puerro, dándole así a la sopa aún más sabor y contundencia. El resultado es un plato único, ideal para llevar de tupper al trabajo y no quedarse con hambre el resto del día.

¡A ver qué os parece!

Ingredientes

  • 1 manojo de acelgas rojas
  • 400gr de garbanzos cocidos
  • 1 puerro
  • 2 tomates
  • 2 huevos
  • 1 puñado de almendras crudas
  • 2 ajos
  • 1 cdta de pimentón ahumado
  • 1/2 litro de caldo vegetal
  • 4 cdas de AOVE
  • sal

Elaboración

Cortar las hojas de la acelga en trozos de unos 3 cm y lavarla un par de veces.

En una sartén grande, calentar 1 cucharada de aceite y poner un ajo partido por la mitad. Cuando esté dorado, retirarlo y añadir la acelga. Sazonar con un poco de sal, tapar y cocinar a fuego lento hasta que se quede tierna. En principio la acelga suelta mucha agua y no es necesario añadirla, pero ir controlando de vez en cuando.

Mientras tanto cortar el puerro en medias lunas y los tomates en cubos.

En una olla calentar dos cucharadas de aceite y añadir el puerro. Cocinar durante unos 5' y a continuación agregar los garbanzos junto con los tomates. Sazonar con sal, mezclar bien y cubrir con el caldo. Tapar y cocinar a fuego lento durante unos 15'.

Hervir los huevos hasta que se hagan duros.

En una sartén pequeña calentar una cucharada de aceite y freír el diente de ajo picado junto con las almendras. Cuando las almendras se oscurezcan, sacarlo todo y machacarlo en un mortero.

En un plato hondo disponer la sopa de garbanzos, añadir una porción de acelgas, el huevo duro y la majada. Espolvorear con el pimentón ahumado y servir.

Notas