Miércoles

El día de los platos que se cocinan solos

Guisos, potajes, sopas y asados son platos de preparación breve y larga cocción. Solo hay que estar al tanto de que no se queme la comida y por eso hay que cocinar a fuego lento y controlar  que los alimentos estén bien hidratados. Mientras tanto puedes atender a tus hijos, planchar, contestar a los mails "pereza" o mirar el capítulo de la serie del momento. Aunque en realidad, para ganar tiempo y tener la noche del martes libre, ya lo preparo el domingo y así tengo este 3x1 que me quita de mucho estrés. Se trata de saberse organizar y sacar tres comidas en una hora y media como mucho. Empiezas por el plato de larga cocción. Cuando esté colocado encima del fuego, pasas a la comida para el lunes, más elaborada pero que estará resuelta a la vez que la otra. Cuando se esté cocinando, preparas la salsa para la pasta del martes. Y ¡voilá trendrás los tres platos listos a la vez!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
October 10, 2021

Sopa agridulce vietnamita (Canh Chua)

Personas
2
Unidades
Tiempo
h
30
min
Sopa agridulce vietnamita (Canh Chua)

Más allá del clásico Pho, el plato nacional vietnamita que consiste en un caldo de ternera con fideos, brotes de soja y hierbas frescas, en Vietnam se pueden encontrar una variedad infinitas de sopas igual de reconfortantes y sabrosas. La Canh Chua es una de ellas y quizás una de mis favoritas. Yo la descubrí cuando me fui de viaje a este maravilloso país. Una de las primeras cosas que hice fue apuntarme a un curso de cocina, de esta manera me pude familiarizar con los productos tradicionales y con algunos de los platos más conocidos. Podíamos elegir entre varios y, como ya conocía el Pho y los Gỏi cuốn (rollitos de verano) me decanté por aprender a cocinar el Cha Ca de pescado y esta sopa.

La Canh Chua es una sopa agridulce, hecha a base de pescado, piña, tomate, brotes de soja, cilantro y alguna verdura que puede variar según el gusto del chef. En el curso utilizamos okras (quimbombó), que en mi nevera brillaban por su ausencia, así que utilicé unas comunes judías verdes. El pescado también puede variar. Nosotros cocinamos pez gato, pero cuando la probé en otros restaurantes vi que se podían utilizar hasta gambas. Básicamente el concepto es "lo que tengas en la nevera" y en mi caso ha sido una lubina, seguramente menos exótica pero igual de rica.

Lo excepcional de este plato es que abarca todos los sabores: el dulce de la piña, el ácido del tamarindo, el salado de la salsa de pescado y el picante de la guindilla (que no falta nunca).

Si seguís una dieta vegana podéis sustituir la lubina por tofu y la salsa de pescado por salsa de soja. Y quién teme quedarse con hambre siempre puede añadir al plato unos fideos.

Ingredientes

Para el caldo:

  • 1 lt de agua
  • la cabeza y la espina de la lubina
  • medio puerro
  • unas judías verdes
  • 1 tomate
  • 1 tallo de lemon grass

Para la sopa:

  • 1 lubina fileteada
  • 4 tallos de cebolleta
  • 2 dientes de ajo
  • 1 tomate
  • 2 champiñones grandes
  • 2 rodajas de piña
  • 1 puñado de anacardos
  • 1 cdta de azúcar
  • 1 cda de salsa de pescado
  • 1 cda de pasta de tamarindo
  • 1 puñado de brotes de soja
  • 1 guindilla
  • cilantro fresco al gusto
  • 2 cdas de aceite de girasol

Elaboración

Poner los ingredientes del caldo en una olla y llevar a ebullición.

Mientras tanto calentar el aceite en una olla grande, o wok, y sofreír los ajos y la guindilla picados y las cebolletas cortadas en rodajas. Al cabo de un par de minutos añadir los champiñones cortados en láminas y el tomate cortado en gajos. Saltear unos 5' minutos más y agregar medio litro de caldo junto con la salsa de pescado, la de tamarindo y el azúcar.  

Cuando rompa a hervir bajar el fuego y cocinar durante unos 5'. A continuación agregar los filetes de lubina, los anacardos y la piña cortada en trozos y cocinar unos 3'. Apagar el fuego y añadir los brotes de soja. Servir con cilantro fresco y, si os gusta el picante, un poco de ají en polvo.

Notas