Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
February 28, 2021

Ragú de calamares con polenta

Personas
3
Unidades
Tiempo
h
40
min
ragú de calamares con polenta

Ragú es una palabra que deriva del término francés “ragout” que, como explica bien wikipedia, significa "despertar el apetito". Es una salsa a base de carne estofada a baja temperatura y con tiempos de cocción bastante largos. En el pasado se solía comer acompañada por tostadas de pan y puré de patatas, pero con el tiempo se ha transformado en una de las salsas para pasta más típicas de la cocina italiana y plato oficial de los banquetes familiares del domingo.

Recuerdo despertarme por la mañana y desayunar galletas con el aroma a carne, cebolla y salsa de tomate. Arrinconadas en un extremo de la mesa, yo y mi hermana mirábamos soñolientas a nuestras madre y abuela amasando sin descanso. Mi único gran dilema del día era si nos iban a tocar "tagliatelle", ñoquis o lasaña. ¡Bendita juventud!

Pero volvamos al ragú, que a veces me despisto y parezco el abuelo Simpson. Aunque la salsa oficial está hecha con carne picada de ternera, con el tiempo se han creado diferentes versiones según la región o la mamá. En mi casa se alternaban el clásico de carne (sustituida por la soja durante mis años de vegetariana), con el de calamares. Lo curioso es que el primero siempre acompañaba una pasta o se utilizaba para una lasaña, mientras que el segundo iba con polenta, que de pequeña aborrecía bastante y que ahora de mayor tolero con cierta distancia. Aún así sigo comiendo este ragú con polenta, porque me ayuda a sentirme como en casa.

Se acaba la chapa y os dejo con la receta ¡espero que la disfrutéis!

Ingredientes

  • 500gr de calamares
  • 1 cebolla
  • 1 bote de tomate triturado
  • 1 cayena
  • 1 chorro de vino tinto
  • 1 hoja de laurel
  • eneldo
  • 180gr de polenta instantanea
  • agua
  • sal

Elaboración

Limpiar los calamares dejando las bolsas vacías. Quitar la piel y separar los tentáculos de la cabeza cortando justo por encima de los ojos. Cortar los más grandes en anillas y dejar los más pequeños enteros.

Picar la cebolla muy fina y sofreírla en una olla con el aceite. Cuando esté dorada añadir los calamares. Mojar con el vino y subir la llama para que esfume. Ir removiendo durante un minuto y a continuación añadir la salsa de tomate junto con la hoja de laurel. Sazonar con sal y tapar.

Cocinar con la llama baja durante unos 20'. Dejar enfriar y espolvorear con eneldo.

A la hora de comer preparar la polenta según las instrucciones del paquete. Si te llevas la comida al trabajo no pasa nada por prepararla el día anterior: cuando esté todavía blanda, coloca una buena porción en el tupper y cúbrela con el ragú. Mucha gente opina que la polenta comida al día después está aún más rica.

Notas