Martes

El día de la pasta

¿Por qué los martes son los días de la pasta? Porque el domingo, mientras cocino la comida para el lunes, preparo también una salsa y así al día siguiente me puedo ir al cine, que es el día del espectador, (COVID permitiendo).

Si te la llevas en el tupper, hay que tener en cuenta unas normas generales: la pasta se cocina la misma mañana del martes, mientras te preparas el desayuno. Comida de un día para otro, solo se acepta si transformada en tortilla.

Tiene que ser pasta corta, a menos que no te guste el efecto ladrillo que se puede apreciar al sacar unos espaguetis de un tupper.

Cuando llegues a la oficina no la pongas en la nevera porque se pone tiesa y seca. La pasta puede aguantar tranquilamente estas 6 horas que te separan de la comida.

Para que se quede al dente, hay que hervirla unos tres minutos menos de lo que se indica en el envoltorio, ya que seguirá cocinándose mientras se calienta en el microondas.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
May 9, 2021

Pasta con mejillones y habichuelas

Personas
2
Unidades
Tiempo
h
20
min
Pasta con mejillones y habichuelas

La pasta fagioli e cozze es un primer plato típico de la cocina tradicional napolitana y una variación muy sabrosa de la clásica y más sencilla pasta e fagioli, que no emplea mejillones. La elaboración es parecida y aquí también se puede cocinar la pasta directamente en la cacerola.

En el caso de la receta yo la he cocinado a parte, ya que preparé la salsa el domingo y la pasta me la comía dos días después. Así que la he hervido el mismo martes por la mañana, antes de ir a trabajar, teniendo cuidado de que estuviera bien al dente. La agregué a la salsa que había guardado en una sartén, y la he salteando durante un par de minutos. Finalmente he guardado todo en un tupper donde, con el mismo calor de la cocción, la pasta acabó de cocinarse del todo. Para obtener un resultado más cremoso se puede cocinar la pasta directamente en la cacerola, agregando más agua y removiendo con frecuencia. Eso sí, para mi gusto la pasta cocinada de esta manera se tiene que comer en seguida y no la considero apta para tupper, a menos que no tenga las encías hipersensibles o siga una dieta semi sólida.

A esta receta se pueden aportar muchas variaciones: utilizar otro tipo de judía, enriquecer la salsa con almejas, agregar unas alcaparras o substituír la cayena por mucha pimienta molida. De todas las maneras la pasta seguirá estando rica y a decir poco sabrosa.

Ingredientes

  • 500gr de mejillones
  • 50gr de judías blancas
  • 60gr de pasta
  • 1 diente de ajo
  • 15 tomates cherrys
  • 1 cayena
  • 1 chorro de vino blanco
  • albahaca al gusto

Elaboración

Limpiar y cocinar los mejillones al vapor. Retirarlos de las conchas, filtrar el caldo resultante y reservar.

En una cazuela sofreír el ajo picado junto con la cayena, añadir los tomates cortados en cuartos y saltear un par de minutos con el fuego no muy alto. Añadir las habichuelas y verter el vino. Subir el fuego para que evapore y volver a bajar. Tapar y cocinar durante unos 5’.

Añadir los mejillones junto con el caldo, mezclar y cocinar 5’ más.

Yo no le pongo sal porque el caldo ya en si es muy salado, pero eso va a gustos.

A la hora de emplatar añadir unas hojas de albahaca.

Notas