Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
April 11, 2021

Panecillos sin gluten

Personas
Unidades
4
Tiempo
h
30
min
Panecillos sin gluten

A pesar de no ser celíaca el gluten me sienta fatal y si durante una semana supero el cupo de ingesta de pasta o pan, me hincho como un globo y podría dar la vuelta al mundo en un par de días. Lo más lógico sería dejar de comer pan, como sugiere mi nutricionista. Pero mis amigas me ponen a dura prueba cuando me regalan mermeladas caseras de arándanos e higos, que además son mis favoritas. Así que no me queda otra que buscar alternativas.

Desconfío bastante de los panes sin gluten que se pueden comprar en las tiendas Bio o en algunos supermercados, a parte de que son malísimos de sabor. Mientras que me parece un insulto a la humanidad lo caros que pueden ser los obradores especializados. La solución ha sido hacer mi propio pan, que en el fondo supone mucho menos esfuerzo de lo que parece. De hecho encuentro divertido experimentar con mezclas de harinas y proporciones de dosis, para tener cada vez un pan diferente. Además me he dado cuenta de que, utilizando una buena harina de trigo y respetando el tiempo de reposo adecuado, el resultado no afecta a mi pobre barriga.

Aún así estoy en la búsqueda del pan sin gluten perfecto para mí. Personalizo la frase porque cada una tiene sus gustos y colores. Por ejemplo a mí no me gusta la harina de trigo sarraceno, que confiere al pan una especie de textura gelatinosa que me repela bastante. En esta receta he probado a mezclar harina de avena con harina de arroz. El resultado no está mal, pero aún así no puedo decir que haya dado con la receta. Los panecillos obtenidos son deliciosos recién hechos: esponjosos por dentro y con una costra riquísima por fuera. Pero a los dos días los podía utilizar como tope para la puerta. Así que son ideales para llevarlos recién horneados a un pícnic o una merienda entre amigos.

¡Seguimos!

Ingredientes

  • 200gr de harina de avena
  • 100gr de harina de arroz
  • 200gr de fécula de patata
  • 400ml de agua tibia
  • 25gr de levadura de cerveza fresca
  • 2 cdtas de azúcar
  • 2 cdas de semillas de chía
  • 1 cdta de sal
  • pipas de girasol

Elaboración

Encender el horno a 180º y cuando esté caliente apagar.

En un cuenco mezclar las harinas con la fécula de patata, las semillas de chía y la sal.

Disolver la levadura de cerveza en agua y agregar el azúcar.

Verter el agua poco a poco en el cuenco mientras, con la ayuda de un tenedor, se van amalgamando los ingredientes. Se tiene que obtener una masa cremosa y homogénea.

Verter la masa en unos moldes (yo he utilizado unos de silicona, así que no he tenido que forrarlos o enharinarlos) y cubrir cada panecillo con unas pipas.

Colocar los moldes en el horno, que ahora tendrá una temperatura templada, y dejar reposar los panecillos durante unos 30'.

Encender el horno a 180º y cocinar durante unos 30'.

Notas