Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
January 3, 2021

Ñoquis de pan

Personas
Unidades
12
Tiempo
h
40
min
ñoquis de pan

Las fiestas están a punto de acabar y yo, que este año no he podido disfrutar del hogar familiar, he decidido dedicar esta semana a la peculiar gastronomía de mi ciudad, Trieste. Un lugar que mucha gente conoce sólo por haber pasado de largo en su ruta hacia Croacia. Considero Trieste una ciudad muy especial: sus origines se remontan a los antiguos romanos, pero empezó a dar señales de notoriedad durante el '700, cuando se convirtió en el puerto oficial del gran Imperio astrohúngaro. Después de un par siglos, pasó incluso por manos de los franceses, hasta que llegó a ser italiana apenas en el 1954, hace menos de un siglo. Empezando por su arquitectura y acabando inevitablemente con la gastronomía, no discrepo cuando dicen que se considera la menos italiana de las ciudades. Además no hay que olvidar su condición de ciudad fronteriza (Eslovenia está a unos poco kilómetros) y de costa. Su gastronomía no puede no reflejar esa realidad humana e histórica, que ha acogido a las tradiciones culinarias más diversas durante siglos.  

Pero ahora os voy hablar de los ñoquis de pan: uno de mis platos favoritos y de claras influencias austriacas. Pero a diferencia de los "knödels", que se comen sumergidos en un caldo, los ñoquis de pan se comen mojados con mantequilla y salvia o una simple salsa de tomate. En definitiva es un plato pobre, que nace del reciclaje del pan viejo y los descartes de embutidos sobrantes. Bastante típico en casa al acabar las fiestas, ya que pan y embutidos no fallan nunca.  ¡Espero que os gusten!

Ingredientes

  • 500gr de pan duro
  • 2 huevos
  • 50gr de picadillo
  • lo que sirva de leche
  • lo que sirva de harina
  • 1 bote de tomate pelados
  • 2 dientes de ajo
  • 2 ramas de tomillo
  • sal
  • 2 cdas de AOVE

Elaboración

Quitar la corteza al pan y cortarlo en trozos grandes. Mojarlo con la leche y dejarlo reposar unos 15'.

Mientras tanto preparar la salsa de tomate. Pelar y partir los ajos por la mitad. Sofreírlos en una olla con el aceite. Cuando estén dorados añadir los tomates cortados en cubos, junto con las ramas de tomillo. Sazonar con sal y tapar. Cocinar durante unos 15'.

Escurrir el pan con la ayuda de las manos y trasladarlo en un bol. Añadir, los huevos, el picadillo y la cantidad necesaria de harina para crear una masa. Formar con las manos unas pelotas y echarlas en agua hirviendo. Cuando suban a la superficie estarán listas.

Aliñar con la salsa de tomate y, si os apetece, una buena rallada de parmesano.

Notas