Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
September 26, 2021

Ñoquis con pesto de rúcula vegano

Personas
3
Unidades
Tiempo
h
40
min
Ñoquis con pesto de rúcula vegano

Ha empezado el otoño y vuelven las ganas de cocinar (al menos para mí, que en verano no hay quien me meta en la cocina). Así que he decidido volver a lo grande y, aprovechando de un domingo lluvioso y gris, me he embarcado en la elaboración de estos ñoquis.

Aunque pueda dar cierta pereza, prepararlos es realmente sencillo. Os voy a contar cuáles son mis pautas para que salgan bien:

En primer lugar escoger la patata adecuada. Uno de los fracasos más típicos durante su elaboración, es que la masa resulte demasiado blanda y por eso se le añade harina a lo loco hasta conseguir unas maravillosas y originales piezas de Lego. Por eso lo de las patatas. Las buenas son las blancas, ricas en almidón y pobres en agua. Se amasan bien y no requieren de mucha harina.

De toda la vida la patata se hierve entera y con piel, para que no absorba el agua. Todo bien pero, la piel de la patata blanca no es muy espesa y el contacto sigue en pie. Recuerdo que el peor enemigo de los ñoquis es el agua, así que yo aconsejo cortar las patatas por la mitad y cocinarlas al vapor con la parte de la piel apoyada en la base de la rejilla.

Amasar la patata cuando todavía está templada (esta es una norma universal).

¿Huevo sí o huevo no? Si la patata es la adecuada, yo no lo pongo, y así mis amigos veganos pueden disfrutar también del plato.

Hay que cocinar los ñoquis en cuanto estén listos, los que sobran se congelan. Sólo hay que disponerlos bien separados en una tabla de madera y colocarlos en el congelador hasta que se endurezcan. Después se pueden almacenar en bolsas o tuppers para que ocupen menos espacio en el congelador.

Pasamos ahora al pesto. El pesto de rúcula se podría elaborar de la misma manera que el pesto de albahaca. Pero en este caso quería que fuera vegano, así que en lugar del parmesano he utilizado un poco de levadura de cerveza desamargada, cuyo sabor recuerda al del queso. Además he utilizado almendras en lugar de piñones, porque contrastan mejor con el sabor fuerte de la rúcula. En la receta la cantidad de aceite no está especificada, porque depende de cuán espeso os guste el pesto, pero hay que tener en cuenta que, si no la utilizas al momento, es necesario que esté bien cubierto de aceite. Si se guarda en la nevera lo más probable es que se solidifique un poco. Un truco para que se haga más fluido a la hora de utilizarlo, es añadir un poco del agua de cocción de los ñoquis, en lugar de incrementar con más aceite.

Os dejo con la receta ¡espero que la disfrutéis!

Ingredientes

  • 8 tomates cherrys
  • unas hojas de rúcula

Para los ñoquis:

  • 500gr de patatas
  • 130gr de harina 00 (o algo más)
  • 1 pizca de sal

Para el pesto:

  • 100gr de rúcula
  • 50gr  de almendras
  • 1 cda de levadura de cerveza desamargada
  • 1 diente de ajo
  • sal
  • lo que sirva de AOVE

Elaboración

Pelar las patatas, cortarlas en trozos grandes y cocinarlas al vapor.

Mientras tanto preparar el pesto procesando todos los ingredientes en una picadora eléctrica.

Machacar las patatas con la ayuda de un prensa patatas encima de una tabla enharinada. Agregar la harina tamizada y una pizca de sal. Enharinar las manos y amasar rápidamente los ingredientes. Se tiene que conseguir una masa compacta, sin grumos y que no se pegue a los dedos. Ahora hay que formar unos rollitos alargados e ir cortando los ñoquis en forma de cilindros.

Echar los ñoquis en el agua hirviendo y retirarlos en cuanto suban en superficie. Aliñar con el pesto, los tomates cherrys partidos por la mitad y unas hojas de rúcula.

Notas