Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
March 14, 2021

Natillas de limón y canela veganas

Personas
Unidades
4
Tiempo
h
20
min
Natillas de limón y canela veganas

Hace unas semanas publiqué una receta de natillas de chocolate veganas que me encantaron por su simplicidad de elaboración. La verdad es que hasta ahora no había caído en lo rápido que puede ser preparar unas natillas. En mi caso se está convirtiendo en el postre estrella para invitados de última hora.

Así que hoy vuelvo al ataque con otra versión de limón y canela, que son igual de buenas o incluso más. El añadido de las almendras además, le da a la natilla una textura "crunchy" que es toda una delicia para el paladar.

Un postre fácil, sabroso y resultón. ¡No puedo pedir más!

Ingredientes

  • 40gr de azúcar
  • 25gr de maicena
  • 1 puñado de almendras
  • media cdta de canela
  • el zumo de un limón y su ralladura
  • 250gr leche de almendras a temperatura ambiente

Elaboración

Procesar en una picadora eléctrica las almendras hasta que se queden bien trituradas pero no del todo polvo.

A continuación colocarlas en un cazo y mezclar con el azúcar, la maicena y la canela.

Rallar la cáscara del limón y exprimir el zumo.

Colocar el cazo encima del fuego y verter poco a poco la leche de almendras. Ir mezclando lentamente con la ayuda de una batidora de mano, teniendo cuidado de que no se formen grumos. Seguir mezclando hasta que el líquido se haga crema.

Dejar enfriar y a continuación colocar la crema en tarros individuales, espolvorear con un poco de canela y guardar en la nevera.

Notas