Mi despensa

Muchas veces consultamos una receta, constatamos que no tenemos la mayoría de los ingredientes y pasamos a otra cosa (un clásico es que seas de domingo y con todo cerrado). Claro está que cada uno tendrá sus ingredientes recurrentes y mis costumbres no coinciden con las de todo el mundo, pero si vas a seguir mi blog (espero que sí) en este apartado podrás consultar cuales son mis imprescindibles fondos de armario, nevera y congelador. Básicos para cocinar chino o hindú, utensilios para facilitar el trabajo entre fogones, hasta salsas y aliños que está siempre bien tener guardados en la nevera o en el congelador para unas cenas improvisadas.  En fin, mi pequeño almacén en el caso de que mañana llegue la tan esperada invasión zombis. ¡Espero que os pueda ser útil!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
January 24, 2021

Mis cereales favoritos

Personas
Unidades
Tiempo
h
min
mis cereales favoritos

No solo hay pasta y arroz. Quinoa, trigo sarraceno, espelta y cebada son algunos de los cereales que deberíamos tener siempre en nuestras despensas. En invierno son óptimos para emplearse en las sopas y en verano nos regalan unas ensaladas muy ricas. Cierto es que en España todavía no se han establecido culturalmente en la dieta del día día. De hecho, no es muy común encontrarlos a la venta en todos los supermercados. Pero sí en las ya numerosas tiendas de "a granel" que han proliferado en los últimos años o en los supermercados BIO.

Para celíacos e intolerantes al gluten, muchos de ellos son un óptima alternativa a la pasta, así que os invito a tener en vuestras despensas una buena provisión, duran meses y siempre puede llegar esa invasión zombi de la que todo el mundo habla.

Quinoa: he de admitir que no es mi favorito (empezamos bien). Es que se me mete entre los dientes y luego, si no tengo cepillo, me paso el día succionándome la boca. Intimidades a parte, a mí la quinoa me va de perlas, ya que tengo intolerancia al gluten, así que me ayuda a tomar un descanso del trigo y sus derivados. La empleo sobretodo en ensaladas. En la sopa no está mal, pero como se pase de la cocción hace un efecto papilla que me echa para atrás.

Espelta: a pesar de ser un tipo de trigo, la espelta es mucho más digerible que el trigo común, ya que el gluten que lleva es mucho más frágil. Así que para los intolerantes, su pan es un buen sustituto al de trigo. Pero a mí me gusta sobretodo en grano: tanto en ensaladas como en sopas. Según el tipo, puede tardar entre 20 y 40 minutos en cocinarse así que, dependiendo del tiempo que quieras emplear en cocinarla, mejor controlar en el paquete su tiempo de cocción.

Cuscús: desde que he descubierto su versión de maíz he vuelto a comerlo con ganas. Además es un fondo de oficina imprescindible ya que con kettle a la mano, te puedes sacar una rica ensalada de última hora.

Trigo sarraceno: junto con la quinoa ha sido la gran salvación para los celíacos. A mí personalmente no acaba de gustarme su textura algo gelatinosa, por eso lo empleo sobretodo en sopas, donde ese "gap" se camufla totalmente. A parte de ser un potente antioxidante, parece ser que, entre otras cosas, sube la temperatura corporal, por eso es ideal para consumir en los meses más fríos. También lo empleo para elaboración de postres como este salchichón de chocolate que está riquísimo.

Cebada: mi cereal favorito a pesar de tener un alto contenido en gluten, pero como no soy celíaca y el gluten lo tengo que asumir, pues prefiero hacerlo con la cebada más que con trigo o sus derivados. Queda muy bien en ensalada y en sopas. En Italia, especialmente por mi zona que es el nordeste, lo cocinamos como si fuera un risotto. Le llamamos orzotto (orzo=cebada) y se prepara de la misma manera que un risotto: sumergido en un caldo y acompañado con las verduras que se prefieran.

Ingredientes

Elaboración

Notas