Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
November 25, 2020

Lasaña de salmón ahumado y acelga

Personas
4
Unidades
Tiempo
h
40
min
lasaña de salmón ahumado y acelga

En mi casa los domingos eran días de ñoquis al ragú, albóndigas en salsa, pasta al horno, knödell (tenemos influencias austríacas) y cómo no, lasaña: la reina de la cocina. Mi madre, como buena "mamma" italiana, empezaba a cocinar a primera hora de la mañana, y todavía está grabado en mi nariz el recuerdo del desayuno, a base de galletas con nutella, envuelto en el aroma de caldos y sofritos. "¡Agradece de que no sean sardinas!". Decía ella. Yo daba las gracias y me callaba, volviendo a poner toda mi atención en la nutella.  

Hoy en día continúo la tradición de preparar lasaña cuando un domingo tengo invitados. Lo que pasa es que preparar una lasaña como Dios manda, con su ragú, bechamel y pasta hecha a mano, es una obra titánica y al igual que mi madre, acabo empezando el día sofriendo cebolla mientras espero a que suba el café. El resultado es que llego a la comida agotada, sin hambre y con ganas de que se vayan todos  a sus casas. Así que con el tiempo he aprendido varias cosas: nadie te juzga por no hacer la pasta a mano, no necesariamente hay que hacer un ragú (cuya preparación y cocción puede durar hasta dos horas), ahórrate la elaboración de la bechamel sustituyéndola con productos preparados de calidad.  

La suma de estas normas auto impuestas da como resultado una lasaña preparada en menos de una hora y con la cual he alimentado a tres personas. Además, he guardado dos porciones en el congelador para mis comidas futuras.

Un apunte antes de pasar a la receta: a menos que quieras una "lasaña pergamino", hierve siempre las láminas de pasta, aunque en el envoltorio se indique lo contrario.

Ingredientes

  • 1 kilo de acelgas
  • 300gr de salmón ahumado
  • 150ml de nata de cocinar
  • queso grana
  • 1 ajo
  • 12 láminas de pasta

Elaboración

Limpiar las acelgas y cortarlas en trozos pequeños. Poner una cucharada de AOVE en una olla, añadir las acelgas con el ajo partido por la mitad, ajustar de sal y tapar. Cocinar con el fuego muy bajo e ir removiendo de vez en cuando. Las acelgas soltarán su propia agua pero si fuera necesario, se puede añadir un poco de agua.

Por otro lado, hervir la pasta durante 2’ y colocar cada lámina encima de un trapo seco.

Por lo demás, solo queda armar la lasaña. Untar la base de una bandeja para horno con un poco de nata, disponer la primera capa de pasta, cubrir con la acelga, mojar con la nata, rallar el grana y disponer por encima el salmón. Repetir la operación por capas y hornear a 180° durante unos 20’.                                                                                                                                                

Notas