Viernes

Cuando no hay tiempo (y la nevera llora)

Llega el viernes y solo quieres que se acabe la semana. Salen moscas de la nevera y lo más probable es que a la hora de comer te pidas un Glovo. Mi propósito aquí es sugerir recetas que se puedan hacer, la misma mañana antes de ir a trabajar, que sea la oficina o el salón de casa.

Ensaladas de pasta, arroz o verduras, son recetas que se pueden hacer mientras preparamos el desayuno.

Por otro lado nos encontramos con la nevera llena de sobras y antes de tirar comida, mejor reciclarla. Como dicen las abuelas: ¡de los restos salen siempre las mejores recetas!.

Por último, si te olvidaste de poner el despertador y el tiempo se te viene encima, tendrás unas opciones de platos que se puedan armar comprando provisiones de camino al trabajo.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
October 20, 2020

Fusilli de harina de garbanzos a la “crudaiola”

Personas
2
Unidades
Tiempo
h
20
min
fusilli de harina de garbanzos alla crudaiola

La pasta a la "crudaiola" es la más clásica de las ensaladas de pasta italianas. Sus ingredientes principales son el tomate, la mozzarella y la albahaca. O sea la Santa Trinidad para cualquier italiano.

Es una receta muy fácil y prepararla durante el desayuno es algo totalmente factible. Yo me organizo de esta manera: pongo el agua de la pasta a hervir al mismo tiempo que me preparo el café. Mientras espero que suba, corto los ingredientes que irán en la ensalada, a la vez que tuesto pan o corto fruta para el desayuno, durante el cual se estará cocinado la pasta.

He elegido una pasta hecha con harina de garbanzos, ya que quería un almuerzo sin gluten. En este caso, para que la pasta se mantenga firme, hay que hervirla al menos tres minutos menos de lo que se indica en el paquete, ya que este tipo requiere un tiempo de cocción muy breve y tiende a cocinarse más que la de trigo. Si trabajas desde casa, mejor dejar preparada la salsa del aliño y cocinar la pasta justo antes de comer.  

Tengo que admitir que, como buena italiana y purista de la pasta, no encuentro que las que están hechas de harinas de legumbres sean muy prácticas a la hora de guardarlas en un tupper. Se quedan demasiado blandas y como se escape de unos segundos el tiempo de cocción ¡adiós comida!. Eso sí, están riquísimas y son mi salvación durante las crisis agudas de intolerancia al gluten, junto con las de arroz que, en cambio, sí aguantan muy bien.

Bueno, a ver qué os parece la receta y acepto sugerencias sobre tipos de pastas sin gluten.

Ingredientes

  • 8 tomates cherry
  • 6  bolas de mozzarella mini
  • 1 lata de atún
  • 8 aceitunas negras sin hueso
  • albahaca al gusto
  • 2 cdas de AOVE
  • sal
  • 80gr de fusilli de harina de garbanzos

Elaboración

Cortar los tomates en rodajas y partir las bolas de mozzarella por la mitad. Deshuesar las aceitunas y partirlas también por la mitad.

Picar la albahaca, dejando algunas de las hojas más pequeñas enteras. Escurrir el atún del aceite y mezclar todo en un tupper de vidrio.

Cocinar la pasta, agregarla al tupper y aliñar con un poco de sal y el aceite.

Notas