Miércoles

El día de los platos que se cocinan solos

Guisos, potajes, sopas y asados son platos de preparación breve y larga cocción. Solo hay que estar al tanto de que no se queme la comida y por eso hay que cocinar a fuego lento y controlar  que los alimentos estén bien hidratados. Mientras tanto puedes atender a tus hijos, planchar, contestar a los mails "pereza" o mirar el capítulo de la serie del momento. Aunque en realidad, para ganar tiempo y tener la noche del martes libre, ya lo preparo el domingo y así tengo este 3x1 que me quita de mucho estrés. Se trata de saberse organizar y sacar tres comidas en una hora y media como mucho. Empiezas por el plato de larga cocción. Cuando esté colocado encima del fuego, pasas a la comida para el lunes, más elaborada pero que estará resuelta a la vez que la otra. Cuando se esté cocinando, preparas la salsa para la pasta del martes. Y ¡voilá trendrás los tres platos listos a la vez!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
November 21, 2021

Contramuslos de pollo con boniato al anís

Personas
2
Unidades
Tiempo
h
40
min
Contramuslos de pollo con boniato al anís

A veces llego a casa tan cansada del trabajo que lo último que quiero es pensar en el tupper de mañana. Por eso intento recurrir a recetas fáciles y rápidas y que sobre todo no impliquen el uso de demasiados cacharros que luego hay que limpiar. Así que uno de mis grandes aliados en la cocina es el horno. Sólo tengo que cortar los ingredientes y disponerlos en una bandeja y, aunque la cocción puede ser larga, mientras tanto aprovecho para cenar, dar mimos a mi gata o poner una lavadora.  

Quería hacer el clásico pollo con patatas, pero al final me he decantado por utilizar boniato ya que estamos en plena temporada. Además, a diferencia de la patata, se presta a ser congelado y así me he guardado otra ración en el congelador. De hecho, lo bueno de esta receta es que simplemente duplicando las dosis se pueden sacar muchos tuppers para futuras comidas.

Los demás ingredientes son los que tenía por la nevera: unos ajos puerros que han dado un toque muy sabroso al plato y un tomate que he utilizado de forma funcional para que las verduras y el pollo se mantuvieran hidratados y consecuentemente tiernos durante la cocción en el horno. El toque final lo ha dado el anís, una especia que me encanta pero que no uso mucho. La verdad es que ha sido una gran revelación, ya que le ha dado un sabor verdaderamente especial al plato.

Al fin y al cabo es una receta que no tiene mucho secreto, pero da siempre cierta satisfacción sacar platos sabrosos con pocos y humildes ingredientes.

Ingredientes

  • 2 contramuslos de pollo
  • 1 boniato
  • 3 tallos de ajos puerro
  • 1 tomate
  • 1 cdta de semillas de anís
  • 1 vaso de caldo de pollo
  • sal
  • 2 cdas de aceite de oliva

Elaboración

Pelar el boniato y cortarlo en trozos medianos. Cortar el tomate en gajos y el ajo puerro en tres partes.

Untar una bandeja para horno con el aceite y disponer todos los ingredientes en ella.

Añadir el caldo de pollo y sazonar con un poco de sal.

Hornear durante unos 40' a 180º. A media cocción dar la vuelta a los contramuslos y remover las verduras, para que se queden hidratadas.

Disponer la mitad de las verduras en un cuenco hondo y procesar con una batidora de mano, hasta obtener un puré.

Servir el pollo acompañado por el puré y las verduras.

Notas