Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
September 26, 2021

Canapés de polenta veganos

Personas
Unidades
15
Tiempo
h
30
min
Canapés de polenta veganos

Señoras y señores ha empezado oficialmente el otoño y no lo marca sólo el calendario. Esta madrugada me he despertado muerta de frío entre truenos y ventanas golpeando, sin saber si estaba en Londres o Barcelona. He buscado una manta, agarrado a mi gata como si fuera una bolsa de agua caliente, y me he vuelto a dormir elucubrando sobre el por qué el verano dura tan poco.

Pero, como bien dice el refrán, no hay mal que por bien no venga y para mí la llegada del frío abre la veda de la temporada de polenta. Para quien no la conozca la polenta se obtiene a través de la cocción en agua caliente de la sémola de maíz. Un plato muy típico del norte de Italia y que se suele comer bien hundido en un buen ragú, ya sea de carne, verduras o pescado.

La polenta recién hecha tiene una textura cremosa, pero si se deja enfriar se vuelve sólida y fácil de cortar, dando juego así a la creación de numerosas recetas de aprovechamiento. La polenta se puede transformar en unos deliciosos ñoquis, pero también se puede hacer frita, al horno o a la plancha, creando unos platos originales y sabrosos, desde aperitivos hasta postres.

En esta ocasión yo me he decantado por un entrante de canapés variados. Guardé la polenta sobrante en una bandeja rectangular, cuando todavía estaba caliente. Una vez fría la he cortado y la he pasado por la plancha, de esta manera se forma una deliciosa costrita en superficie. El siguiente paso ha sido montar los canapés. He elegido unos toppings veganos y de sabores contrastados. Se empieza con los canapés de cebolla caramelizada y nueces, de sabor dulce y neutro. Se sigue con algo más fresco: el pico de gallo, que es la simple mezcla de tomate, pimiento y cebolla finamente picados y enriquecidos con un toque de albahaca. Y finalmente se acaba con el sabor fuerte y picante de la escarola salteada con aceitunas, una especialidad típica de la ciudad de Nápoles que es una verdadera delicia.

¡Espero que os guste!

Ingredientes

  • 100gr de polenta instantánea
  • lo que sirva de agua

Para el pico de gallo:

  • lo que sirva de agua
  • 2 tallos de cebolleta
  • medio pimiento verde
  • 4 hojas de albahaca
  • sal y aceite al gusto

Para la cebolla caramelizada:

  • 2 cebollas
  • 2 cdas de azúcar moreno
  • 1 chorro de vinagre de manzana
  • 1 puñado de nueces
  • sal
  • 1 cdta de pimienta negra en granos
  • 2 cdas de aceite

Para la escarola salteada:

  • 1/4 de escarola
  • 1 puñado de aceitunas negras
  • 2 dientes de ajo
  • 1/2 guindilla
  • orégano al gusto
  • sal y aceite

Elaboración

Preparar la polenta siguiendo las indicaciones puestas en la caja. Verter la masa en una bandeja y dejar enfriar hasta que se endurezca.

Mientras tanto preparar los toppings.

Cortar en trozos muy pequeños todos los ingredientes del pico de gallo. Aliñar con sal y aceite y reservar.

En una sartén ancha calentar dos cucharadas de aceite y, cuando esté caliente, agregar las cebollas cortadas en juliana. Sazonar con un poco de sal y cocinar a fuego lento, con la sartén tapada, hasta que la cebolla se vuelva casi transparente. Más o menos unos 20'. A continuación añadir el azúcar, los granos de pimienta y el vinagre. Subir el fuego y cocinar removiendo constantemente, hasta que la cebolla adquiera un color dorado y que haya evaporado todo el líquido. Añadir las nueces y reservar.

Lavar y cortar las hojas de la escarola en tres partes. En una olla calentar un poco de aceite. Agregar la guindilla y los ajos picados y sofreír durante 1'. Añadir la escarola y cocinar hasta que esté blanda. Hay que ir removiendo bastante a menudo para que la escarola se cocine de manera uniforme. Mientras tanto deshuesar las aceitunas, partirlas por la mitad y juntarlas con la escarola.

Cortar la polenta en cuadrados. Disponerlos encima de una plancha caliente y tostarlos por ambos lados. Se tiene que formar una pequeña costra.

Armar los canapés cuando la polenta esté todavía caliente.

Acabar con una espolvoreada de orégano por encima de la escarola y una de pimienta en grano por encima de la cebolla caramelizada.

Notas