Miércoles

El día de los platos que se cocinan solos

Guisos, potajes, sopas y asados son platos de preparación breve y larga cocción. Solo hay que estar al tanto de que no se queme la comida y por eso hay que cocinar a fuego lento y controlar  que los alimentos estén bien hidratados. Mientras tanto puedes atender a tus hijos, planchar, contestar a los mails "pereza" o mirar el capítulo de la serie del momento. Aunque en realidad, para ganar tiempo y tener la noche del martes libre, ya lo preparo el domingo y así tengo este 3x1 que me quita de mucho estrés. Se trata de saberse organizar y sacar tres comidas en una hora y media como mucho. Empiezas por el plato de larga cocción. Cuando esté colocado encima del fuego, pasas a la comida para el lunes, más elaborada pero que estará resuelta a la vez que la otra. Cuando se esté cocinando, preparas la salsa para la pasta del martes. Y ¡voilá trendrás los tres platos listos a la vez!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
March 21, 2021

Caballa al miso

Personas
2
Unidades
Tiempo
h
30
min
Caballa al miso

Japón es un país que me ha marcado profundamente... sobretodo en la panza. Un país dónde volvería solo para comerme todo lo que no pude la primera vez. Un país donde la más ínfima bola de arroz despierta a los más dormidos paladares y el más sordido de los locales sirve exquisiteces inesperadas.

Ramen y sushi son una infinitésima parte de lo que es en realidad la gastronomía japonesa. En tres semanas de viaje me comí tan solo un ramen y dos suhis. La variedad de platos es tan amplia que la frustración más grande es no poder probarlo todo. Lo que más me gustó fue la comida callejera y la comida de las izakayas: las típicas tabernas dónde la gente va a tomar algo después del trabajo. Un bar de tapas, vamos. Después de unos intentos fallidos en descifrar los pictogramas de la carta a través de una app, pasamos a lo más antiguo de los idiomas: gesticulaciones acompañadas por sonidos guturales. La mayoría de los sitios exponen su materia prima en la barra, así que dejamos de lado el móvil y nos dejamos guiar por los ojos.

Los platos que más me gustaron son el pescado, carne o verdura cocinados en salsa de miso. La combinaciones pueden variar pero la base de la salsa es siempre la misma. No sé si sigo el protocolo de cocción correcto pero, para hacer la preparación del plato más práctica y rápida, yo lo guiso todo a la vez y el resultado es más que satisfactorio.

Si queréis saber cuáles son mis básicos para cocinar japonés pinchad aquí.

Ingredientes

  • 2 caballas fileteadas
  • 1 puerro
  • 1 patata
  • 1 trozo de jengibre
  • 1 taza de agua tibia
  • 1 cdta de dashi
  • 1 cda de azúcar
  • 1 cda de mirin
  • 2 cdas de sake
  • 2 cdas de miso blanco
  • cebollino

Elaboración

Cortar el puerro en trozos de unos 4cm y por la mitad. Colocarlos en una sartén con fondo anti adherente y dorarlos sin aceite.

Mientras tanto cortar los lomos de caballa por la mitad y practicar unas cruces en la piel, para que no se curven durante la cocción. Cortar también las patatas y el jengibre en rodajas finas.

Disolver el dashi en agua tibia y verterlo por encima del puerro. Agregar el jengibre, el mirin, el sake y el azucar. Cubrir con las patatas y tapar. Llevar a ebullición y cocinar durante unos 5'.

Reservar parte del caldo en un cuenco y diluir el miso. Colocar los lomos de caballa en la sartén con la parte de la piel hacia arriba y cubrir con el miso. Cocinar unos 7 minutos más y apagar el fuego.

Decorar con cebollino antes de comer.

Notas