Compartir es vivir

El día del team building

¿Sigues trabajando en una oficina y tienes que pedir un favor a tu compañero de mesa? ¿O estás confinado y es el cumple de tu vecino? ¿Te pillan ataques de hipoglicemia a eso de las cinco?
A estas y otras preguntas responden la recetas de esta sección dedicada a platos ideales para repartir en mono dosis a prueba de COVID.  
La idea es proporcionar recetas que no impliquen el uso de vajilla: se pone el plato en la mesa y “tonto el último”. Además de tener en cuenta las diferentes restricciones dietéticas que pululan en nuestra sociedad hoy en día: que si alergias, intolerancias o veganismos.
En fin, algo que pueda comer todo el mundo sin rompernos la cabeza en hacer versiones para cada uno de nuestros seres queridos. Y, por supuesto, ¡que esté rico!

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
November 25, 2020

Albóndigas de seitán y berenjena al horno

Personas
Unidades
15
Tiempo
h
50
min
albóndigas de seitán y berenjena

Amo las albóndigas en todas sus versiones. De hecho creo que fue de lo primero que aprendí hacer de pequeña: era como jugar con la plastilina, la única diferencia es que eso sí me lo podía comer. Recuerdo la ilusión que nos hacía ver la olla "OVNI" en la cocina, oír el chup chup de la salsa de tomate y el olor que se desprendía por toda la casa. En pocas palabras: un sentimiento de hogar.

Pero vamos al grano, que me he puesto nostálgica y un pelín cursis. Ahora que casi no como carne, y menos roja, busco alternativas iguales de buenas, y la verdad sin mucha dificultad porque las albóndigas se pueden preparar casi de cualquier cosa. Solo hay que sacar de la nevera lo que haya y picarlo todo. Ahora bien, si quieres que sean unas albóndigas totalmente veganas hay que encontrar la manera de que los ingredientes liguen sin la ayuda del huevo. Hay quien usa semillas de lino o chía mezcladas con agua, y quien usa simplemente harina (sin pasarse, que si no acabas horneando pelotas de tenis). Yo me decanto por las harinas de garbanzos o arroz, que aglutinan mejor.

Dicho esto, me di cuenta no tener en casa alguno de estos ingredientes cuando la mezcla ya estaba hecha. ¡Ajá! En seguida descarté la idea de bajar a comprar, ¡vaya perezón! Así que, surfeando por la red, vi que también los frutos secos sirven, y en casa nunca faltan. Saqué harina de un puñado de almendras y conseguí albóndigas. Eso sí, tuve que dejarlas más tiempo en el horno (normalmente suelen tardar 20' en hacerse) y aviso de que se quedan algo más blandas, pero en realidad eso se ha convertido en el plus de la receta porque han quedado crujientes por fuera y suaves por dentro.

Son ideales para llevar a un pic nic, o para compartir tupper en el trabajo. ¡Gustan a todo el mundo!

Ingredientes

  • 1 paquete de seitán
  • 1 berenjena grande
  • 1 ajo
  • 1 puñado de almendras
  • 2 cdas de pan rallado
  • cilantro fresco al gusto
  • aceite de oliva
  • sal

Elaboración

Agujerear la berenjena y colocarla en el horno a 180°. Cocinarla durante unos 20’.

Mientras tanto cortar el seitán en cubos y procesarlos por una picadora eléctrica junto con el ajo, una pizca de sal y el cilantro. Colocar la mezcla en un bol.

Picar las almendras hasta que se hagan harina y añadirlas en el bol, junto con el pan rallado.

Abrir las berenjenas por la mitad y vaciarlas. Escurrir el agua en exceso y machacar la pulpa con la ayuda de un cuchillo. Agregar al bol y mezclar bien.

Formar las albóndigas con las manos y colocarlas encima de una bandeja para horno forrada con papel de cocina y untada con un poco de aceite.

Hornear a 180° durante unos 30’. Apagar, y dejar reposar en la bandeja con la compuerta del horno semi abierta.

Notas