Lunes

El día de los platos elaborados

Los lunes son días duros, así que mejor afrontarlos sabiendo que te espera una comida riquísima en el tupper. Por eso los platos del lunes pueden ser más elaborados, ya que se dispone del fin de semana para prepararlos y así, si trabajas fuera de casa, le vas a dar un poco de envidia a tus compis.

Mi momento favorito para dedicarle tiempo a la cocina y a organizar la comida de la semana es el domingo por la mañana. La compra está hecha y ya he tenido el sábado para descansar. Así que me pongo manos a la obra y aprovecho para elaborar grandes bandejas de lasañas, canelones, crepes, al mismo tiempo que albóndigas, burguers o ñoquis.  

Está claro qué rápido no es, pero estos platos están pensados en función de conseguir múltiples raciones que van directas al congelador. Así que en los momentos de más estrés, solo hay que sacar el tupper del congelador.

Subscribir

Si quieres estar informado de nuestras publicaciones suscríbete a nuestro boletín, que lanzaremos en un futuro.

Thank you! Your submission has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form.
July 11, 2021

Albóndigas de berenjenas y sésamo

Personas
Unidades
20
Tiempo
h
50
min
Albóndigas de berenjenas y sésamo

Las albóndigas de berenjenas son un "must" de verano que no puede faltar en los pícnics dominicales. A pesar de no ser una receta rápida, merece la pena dedicarle algo de tiempo ya que cunde mucho y así nos aseguramos el tupper para el lunes. Están riquísimas comidas tanto calientes como frías. En este caso, para que no queden demasiado prietas, las he guardado fuera de la nevera (una noche aguantan perfectamente) y las he utilizado como ingrediente principal para una ensalada. También se pueden comer acompañadas de una salsa de tomate, un tzatziki o un buen mojo verde. Cualquier aliño que las mantenga algo hidratadas va a misa.

La gran desventaja de esta receta es encender el horno en pleno Julio. Admito que preparé el plato en un día de lluvia, pero soy consciente de que puede dar una soberana pereza transformar la cocina en una sauna finlandesa. Yo lo que hago es poner el temporizador e irme a otra habitación. Pero si eso no fuera suficiente os puedo proponer algunas alternativas: cocinar las berenjenas enteras y con piel directamente encima del fuego. Os aseguro que no vais a provocar una fogata en la cocina. Es un método muy rápido (mucho más que el horno) además de dar a la berenjena un delicioso sabor a ahumado. La segunda alternativa es cocinar las albóndigas al vapor. El tiempo de cocción quizás sea el mismo o algo menos, eso hay que verlo a ojo, pero seguramente es una técnica menos calurosa. En este caso no pondría las semillas de sésamo, cuya función es dar a la albóndiga una consistencia "crunchy" que sólo el horno o el frito pueden conseguir. Con el vapor corréis el riesgo de tener "papillas de sésamo". De todas formas se puede prescindir de él y las albóndigas quedan igual de ricas.

¡Espero que disfrutéis de la receta!

Ingredientes

  • 2 berenjenas
  • 150gr. de ricotta
  • 1 huevo
  • 200gr de pan duro sin corteza
  • un poco de leche
  • sal
  • semillas de sésamo

Elaboración

Agujerear las berenjenas con un tenedor y ponerlas enteras en el horno a 180º. Asarlas durante 30’.

Mientras tanto cortar el pan en cubos y mojarlo con un poco de leche, escurrir con las manos y tirar la leche que sobra. Añadir la ricotta, un poco de sal y mezclar.

Sacar las berenjenas del horno, cortarlas por la mitad y dejarlas enfriar. Quitarles la piel, escurrir el agua en exceso, cortarlas en cubitos pequeños y mezclar con el resto de ingredientes junto con el huevo.
Crear unas bolas con la masa obtenida, espolvorearlas con las semillas de sésamo y disponerlas en la bandeja de horno forrada con papel especial.

Hornear durante unos 20’ a 180º.

Notas